La Mejor Aventura… La Vida!

Ten siempre un lugar y un momento especial…
1 mayo, 2017
Una Brazada a la Vez y ¡Sin Tropiezos!
2 junio, 2017
Una de las mejores aventuras de mi vida!

Hace unos días, al leer una nota sobre nadadores de  aguas abiertas, me sorprendí cuando leí mi nombre en la lista de las “50 mujeres nadadoras de aguas abiertas mas aventureras de todo el mundo” … En esa lista, publicada por OpenWaterSwimming.com, un sitio líder de opinión en la materia, mencionan a las 50 mujeres que han realizado nados relevantes, ya sea por su duración, complejidad, lugar en el que se llevó a cabo y otros factores,  que las colocan en un sitio especial, de acuerdo con la opinión del autor del artículo, Steven Munatones.

El orden en en el que están enlistadas estas 50 mujeres es estrictamente orden alfabético, por la letra del apellido y  me tocó ser la número 17. Por alguna razón, que no es matemática,  ese número me encanta. De la lista conozco a varias como Liz Fry, Pat Charette, Kim Chambers y por supuesto mi amiga y coach Nora Toledano que le tocó ser la número 44.

Pensando en lo anterior, las nadadas de mi vida, han sido nados que me han fortalecido, me han ayudado a crecer, me han enseñado grandes lecciones, me han abierto caminos, me han hecho cuestionarme sobre diferentes situaciones de vida que me ha tocado vivir, me han sensibilizado, me han ayudado a conocer lo mejor de muchas personas, y también lo mejor de mi misma, en algunas ocasiones, me han hecho dudar de mi capacidad pero también, me han hecho reflexionar y me han ayudado a darme cuenta que no me rindo fácilmente, que sigo adelante, que aunque me revuelquen las olas sigo dando brazadas aún contracorriente,  y algunos de ellos, me han hecho sentir la mujer más especial del universo.  Todos y cada uno de ellos ha significado una gran aventura.

Sin embargo, los nados que he realizado, ya sea como entrenamientos, cruces, o eventos especiales, no tendrían el mismo valor que hoy tienen para mi, si mi vida fuera distinta…, es decir, si yo no hubiera podido compartir mis nadadas, en su momento con Eduardo,  y ahora con mis hijos, Lalo y Andrea, con queridísimos amigos, con mi familia, con personas que me han apoyado y me han mostrado cariño y amistad a lo largo de este camino, de esta aventura que se llama vida, y contigo que me lees en este momento, todos mis nados no tendrían sentido.

Pensando en lo que se acerca cada día más rápido, intentar cruzar a nado el Estrecho de Molokai, en Hawaii, en julio próximo, solamente me concentro para que ese nado sea un evento de mucha vida, y sobretodo de fortalecer lazos de amistad, de cariño, de alegría, de fortaleza y de mucho amor. Muy contenta de poderlo compartir con la 44 pensando en que 17-44 hemos hecho una muy buena mancuerna. Vamos por Molokai 17:44!!

44 y 17